Vacilación

OCT

Proyecto Mondongo

Trazan una línea de tiempo y en ella se narran los grandes hitos de una vida, la maternidad, la muerte, el amor, el juego, la grieta, los conflictos, los besos, el poder, los hilos, la mirada, lo visible y lo invisible, la infancia, la orfandad, lo que brilla en la oscuridad, la música y el baile. Todo eso que las sociedades en las que vivimos llaman certezas y convicciones, acá se llama Vacilación. Vacilación no porque la línea de tiempo vacile, ella sigue recta como las flechas de los trajes de los personajes que bailan entre luces y sombras alrededor de un féretro; aunque los cuerpos se muevan las puntas de las flechas siguen apuntando rectas a un objetivo. Entonces lo que aquí vacila, como un respiración, es nuestra percepción de las cosas, nuestra percepción de esos hitos. Esos mojones existen, nos construyen y nos destruyen según la suerte que nos haya tocado, el vigor con que nos hayan tomado, pero la iridiscencia con la que los percibimos dependerá de nuestros cuerpos, de nuestras incertidumbres y de nuestros miedos.