Sos un personaje

exp_sosunpersonaje_854

El ballet y la ópera cuentan historias emocionantes con personajes para todos los gustos. Muchos de estos personajes atravesaron el tiempo y son recordados por el público de todo el mundo.

¿Cómo cobra vida un personaje?

La creatividad de los compositores y libretistas es el primer paso para dar vida a un personaje. Luego, se suma el talento de los intérpretes. Y para darles una identidad que los haga reconocibles para los espectadores, allí está la mano y la destreza de los encargados del vestuario, los peinados y el maquillaje.

Con un poco de maquillaje, improvisando un peinado y hurgando un poco en el placard, vos también podés moldear un personaje. Acá van algunas propuestas para copiar y ver cómo te salen.

Convertite en un personaje (o convertí a alguien de tu familia) e imaginá cómo es su familia, cuál es su comida favorita y qué cosas detesta hacer. Compartí las fotos y tu historia en redes sociales con el hashtag #Colonparachicos

exp_sosunpersonaje_1

Miracle, uno de los villanos de Los cuentos de Hoffmann, la ópera de Jacques Offenbach.

exp_sosunpersonaje_1

Medora, la bella esclava de El corsario, el ballet con música de Adolphe Adam, Cesare Pugni, Riccardo Drigo y Léo Delibes

exp_sosunpersonaje_3

Von Rothbart, el hechicero de El lago de los cisnes, el ballet compuesto por Tchaikovsky.

exp_sosunpersonaje_1

Zerbinetta, uno de los personajes de la ópera de Richard Strauss Ariadna en Naxos.

exp_sosunpersonaje_1

El principito y el Rey en la ópera con música de Rachel Portman basada en la historia de Antoine de Saint-Exupéry.

exp_sosunpersonaje_6_854

La bruja de La Sylphide, el ballet compuesto por Jean-Madeleine Schneitzhoeffer.

exp_sosunpersonaje_1

Turandot, la temible princesa de la ópera de Giacomo Puccini.