Carmen (1968)

Carmen

El Teatro Colón presenta esta semana el audio completo de una de las funciones de Carmen de Georges Bizet realizada en julio de 1968, con un elenco encabezado por dos destacadas figuras de la escena lírica mundial de las décadas de los 60 y 70: la mezzosoprano estadounidense de origen afroamericano Grace Bumbry y el tenor canadiense Jon Vickers.

Estrenada en el Teatro Nacional de la Opéra-Comique el 3 de marzo de 1875, se transformó con el tiempo en uno de los títulos operísticos más populares. Sus célebres Preludio y la Habanera son joyas musicales universalmente conocidas que confirman su vigencia. Como se sabe, Bizet falleció con 36 años a los exactos tres meses del estreno, sin conocer el éxito de su obra ni sus múltiples recreaciones con el paso de las décadas.

El patrimonio cultural resguardado en el Centro de Documentación del Teatro Colón nos permite apreciar algunas de las visiones que diferentes artistas plasmaron sobre este clásico a través de las épocas, a partir de los bocetos realizados para cada puesta.

🎙️ ¡Disfrutalo!

Duración: 2:29:31 min

Ventanas a una época

Una ópera (al menos una como Carmen) exige de las personas encargadas de su puesta un compromiso extra. Esta ópera de Bizet es una de las más representadas en la historia del género, y constituyó una ventana para asomarse -en su época- a lo que venía: el verismo.

Boceto del Acto I. En una plaza de Sevilla. Carmen, Teatro Colón 1968.

Boceto del Acto I. En una plaza de Sevilla. Carmen, Teatro Colón 1968.

Danzas, coros, cambios de escenarios con un franco sentido exótico marcan la creación de una ópera que transcurre en Sevilla, del otro lado del cordón montañoso (para los franceses).

Representada en el Teatro Colón desde 1915, Carmen es la historia eterna de una protagonista fuerte con determinación propia, castigada por la ira de un hombre que no tolera sus elecciones. Pero cada vez que Carmen sube en escena es otra, tamizada por la mirada de los y las artistas que intervienen en su producción, e indefectiblemente unida a una proyección cultural particular sobre una tragedia atemporal.

Boceto del Acto II. En la taberna de Lillas Pastia. Carmen, Teatro Colón 1968.

Boceto del Acto II. En la taberna de Lillas Pastia. Carmen, Teatro Colón 1968.

¿Qué es lo que hace que una misma ópera pueda presentarse ante nuestros ojos y oídos de maneras tan diferentes con una misma esencia? En principio la respuesta puede parecer simple, podemos pensar en una mezcla de espacio, costo de la producción, protagonistas en escena. La realidad es que, en los mejores casos, las obras terminan por constituirse como una unión de múltiples voluntades artísticas, guiadas por una dirección determinada (en este caso, en 1968 el regisseur fue el coreógrafo y director parisino Jean Jacques Etchevery).

Entre estos artistas, la mente que idea la escenografía deja registros invaluables sobre la obra: los bocetos. Estos dan el testimonio de una visión estética particular, que a su vez responde a un desarrollo colectivo, al menos en términos plásticos y espaciales.

Boceto del Acto III. En un paraje montañoso de Sierra Morena. Carmen, Teatro Colón 1968.

Boceto del Acto III. En un paraje montañoso de Sierra Morena. Carmen, Teatro Colón 1968.

En este caso nos encontramos con el trabajo conjunto de un matrimonio artístico y real: Jacques Diego Etcheverry e Isabel (Isabelle) Echarri. Ambos de nacionalidad franco-española, dedicaron su vida al arte y fueron atravesados por el ajetreado devenir del año ‘68.

Aunque figuran por separado en el programa de mano (él como escenógrafo y ella como diseñadora de vestuario), la realidad es que trabajaron en conjunto. La prueba irrefutable de su sociedad está sellada en la firma que se observa en los bocetos, que revela una doble “E” espalda con espalda. Este es el símbolo de su creatividad bicéfala.

Firma

La vida artística de la pareja, particularmente de Isabel, fue realmente activa durante la década de los ‘60. Su impronta fue transversal a todas las artes que transitó en esa época, en la que formó parte del Grupo de Arte Experimental "Comparaisons”. Los bocetos proyectan una franca comprensión del espacio escénico, especialmente en una ópera que por momentos se torna íntima, y por otros multitudinaria.

Los artistas donaron más de 1.300 piezas a la Bibliothèque Nationale de France, como legado y testimonio de su carrera en las artes escénicas. Asiduamente se realizan muestras de este material, entre el que se encuentran bocetos, figurines y maquetas.

Boceto del Acto IV. En el exterior de la plaza de toros de Sevilla. Carmen, Teatro Colón 1968.

Boceto del Acto IV. En el exterior de la plaza de toros de Sevilla. Carmen, Teatro Colón 1968.

Registros estéticos

Los bocetos son un registro de una propuesta estética, como se observa en los trabajos de Echarri-Etcheverry para la versión de la ópera de Bizet de 1968. Esta afirmación se solidifica cuando vemos distintos bocetos para diferentes puestas de una misma ópera. En este caso podemos ver los de Carmen en las temporadas de 1961 y 1985, atesorados en el Centro de Documentación del Teatro Colón.

Si comparamos ambos ejemplos encontramos diferencias a simple vista, como la elección de la técnica y la paleta de colores. Pero si analizamos un poco más, encontramos también una disposición distinta del espacio según cada propuesta, y un nivel referencial distinto a los lugares en los que la historia transcurre.

Tomemos como ejemplo los bocetos del tercer acto para ambos casos. Yves Bonnat, responsable de la escenografía y el vestuario para la puesta en escena dirigida por Louis Erlo en 1961, crea un paraje entre montañas con una paleta de colores protagonizada por el azul y el negro, con una clara referencia a la nocturnidad del contexto, cuidando a la vez la continuidad entre los actos. Las montañas se recortan de una manera geométrica sobre un cielo azul. La presencia de múltiples escaleras, bases y rampas sugiere dinamismo y movimiento sobre el escenario. En cuanto a los otros actos, Bonnat sugiere los espacios referenciados en el argumento con elementos simples en una estructura despojada.

En cambio José Varona, escenógrafo de la versión de 1985 con la régie de Sonja Frisell, selecciona para el mismo acto colores y figuras plenamente referenciales al paraje montañoso natural, con un sentido del movimiento direccionado por una gran rampa entre las montañas. La escenografía en este caso porta referencias directas a los espacios donde transcurren las acciones, dejando en claro un estilo arquitectónico unido a una puesta que remite, con fidelidad, a la época y espacio que describe el libreto original.

Carmen

Ópera en cuatro actos (1875)
Música de Georges Bizet
Libro de H. Meilhac y L. Halevy, inspirado en la novela de Prosper Merimée.

Orquesta Estable del Teatro Colón
DIRECTOR MUSICAL
Georges Prêtre

DIRECTOR DE ESCENA
Jean-Jacques Etchevery

Coro Estable del Teatro Colón
DIRECTOR
Romano Gandolfi

COREOGRAFÍA
Maria Ruanova

ESCENOGRAFÍA
Jacques Diego Etcheverry

VESTUARIO
Isabelle Echarri

Coro de Niños del Teatro Colón
DIRECTOR
Valdo Sciammarella

REPARTO

CARMEN
Grace Bumbry

MICAELA
Joan Carlyle

FRASQUITA
Nelly Romanella

MERCEDES
Isabel Casey

DON JOSÉ
Jon Vickers

ESCAMILLO
Robert Merrill

ZÚÑIGA
Jean-Charles Gebelin

MORALES
Ricardo Yost

EL REMENDADO
Nino Falzetti

EL DANCOIRO
Gui Gallardo

UNA VENDEDORA
Corrada Malfa

UN GITANO
Duilio De Matthaeis

LILLAS PASTIA
Víctor Carpio

BAILARINA GITANA
Esperanza Duch

© 2020, Teatro Colón, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Reservados todos los derechos de los autores, compositores y de los intérpretes de las obras reproducidas en esta transmisión. Queda prohibida la reproducción, reprobación, alquiler, préstamo, canje, ejecución pública y difusión por cualquier medio y procedimiento, físico o digital, sin previa autorización. Las mencionadas prácticas no autorizadas perjudican al Teatro Colón, a los artistas participantes y serán penadas según lo establece la ley.