Lucia di Lammermoor (1972)

Lucia di Lammermoor está considerada la obra maestra de Gaetano Donizetti. Esta semana, el Teatro Colón presenta la versión escenificada en julio de 1972 con la dirección de escena de Tito Capobianco y un elenco integrado por figuras como Beverly Sills y Alfredo Kraus.

Lucia di Lammermoor (1972)

Sills (Lucia) en el segundo Acto de la ópera de Donizetti.

Lucia di Lammermoor es una ópera que cala profundo en la identidad del bel canto italiano. Tanto es así que, hasta el día de hoy, las casas de ópera del mundo la adoptaron como un atractivo infalible de sus temporadas. Para su compositor, Gaetano Donizetti, este drama trágico vino a poner un sello de excelencia en la cumbre de su carrera en 1835.

Lucia cuenta con uno de los momentos más emblemáticos e impresionantes de la ópera: la famosa “escena de la locura”. Esta escena representa un enorme desafío vocal y dramático para las intérpretes más exquisitas, y trae -a la vez- aparejada la oportunidad de dejar grabado un recuerdo indeleble en la memoria del público.

Lucia di Lammermoor (1972)

Firmas de los artistas en el programa de Lucia 1972

En esta oportunidad disfrutamos de la versión que subió al escenario del Teatro Colón en 1972, con una nueva puesta dirigida por Tito Capobianco. Los roles principales son interpretados por, nada menos que, Beverly Sills como Lucia y Alfredo Kraus como Sir Edgardo de Ravenswood. Tuvimos el placer de escuchar el debut de Kraus en ediciones anteriores de este archivo, precisamente con otro título del maestro de Bérgamo.

El rol de Lucia es el que trajo a Sills por tercera vez en su carrera al Teatro Colón. En el 68’ debutó en este escenario con su memorable Cleopatra (Giulio Cesare de Handel), y luego regresó en el 70’ para protagonizar Manon (de Jules Massenet).

Lucia di Lammermoor (1972)

Mastromei (Enrique) y Sills (Lucia).

El crítico argentino Jorge D’Urbano escribió sobre la interpretación de Sills como Lucia: “Es una soprano capaz, brillante, efectiva. Posee un registro medio muy seductor. Sus agudos son algo rígidos. Tiene un excelente dominio de la respiración y sus ‘filados’ son capaces de conmover a una piedra. [...] Además, por su fortuna tiene instinto dramático, y es un artista que intenta y consigue transmitir los conflictos anímicos de su personaje a través del sonido y del gesto”.

Lucia di Lammermoor (1972)

Kraus (Edgardo) y Sills (Lucia).

Su compañero de fórmula fue el implacable Alfredo Kraus, que por parte del crítico mereció las más rotundas alabanzas: “La articulación vocal de Alfredo Kraus es uno de los prodigios de la lírica contemporánea. No hay una sola palabra que se pierda o confunda, no importa si la canta en el grave, en el centro, en el agudo, con rapidez o lentamente. Confieso que bato palmas por cualquier cantante que alcance está difícil metal cada vez menos lograda”.

Sobre la puesta

La puesta original de 1972 dirigida por Tito Capobianco contó con escenografía de Ming-Cho-Lee y vestuario de José Varona. Los registros de la época dejan entrever una visión clásica tradicional de esta ópera, con una particular opulencia en la vestimenta.

Lucia di Lammermoor (1972)

Acto II: el despliegue del vestuario de Varona en la clásica puesta de Capobianco.

Ming-Cho-Lee es uno de los escenógrafos clave para la escena del siglo XX en Estados Unidos. Se lo considera como uno de los grandes referentes de la escenografía contemporánea, con propuestas audaces cargadas de un fuerte simbolismo. Pero en esta puesta el público colonero pudo ver un trabajo mucho más tradicional de Ming-Cho-Lee, con una Lucia ubicada en el tiempo y espacio propuesto por el libreto original. Este punto de vista se replica en los figurines de Varona.

En el trazo de los bocetos preservados en el Centro de Documentación del Teatro Colón se vislumbra la técnica minuciosa del artista.

Lucia di Lammermoor (1972)
Lucia di Lammermoor (1972)
Lucia di Lammermoor (1972)
Lucia di Lammermoor (1972)

Es interesante advertir que esta no fue la única colaboración entre Capobianco, Ming-Cho-Lee y Varona. Los tres artistas fueron responsables de la puesta original de (nada menos que) la ópera Bomarzo de Alberto Ginastera en el Lisner Auditorium de Washington D.C. (1967).

En 1970 volvieron a trabajar los tres en una ópera del mismo compositor, Don Rodrigo en la New York City Opera. Este teatro tuvo como colaborador a Capobianco desde 1965. Allí trabajó con Beverly Sills, y más adelante (en San Diego, año ‘79) juntos llevaron adelante el estreno de La Loca de Gian Carlo Menotti, compuesta específicamente para la soprano y basada en la vida de Juana I de Castilla.

Lucia di Lammermoor (1972)

Tercer Acto de Lucia di Lammermoor, 1972.

Como queda claro en estas breves referencias, las colaboraciones entre los y las artistas no se dan por hechos fortuitos, sino que son fruto de una red creada a través de sus historias profesionales. Esta grabación de Lucia di Lammermoor, junto a los documentos gráficos que la acompañan, no sólo son el testimonio de la capacidad musical de Donizetti, sino también del trabajo colectivo de un cuerpo artístico que supo ofrecer puestas de enorme calidad al mundo de la lírica.

🎙️ ¡Escuchala!

 

Duración: 2:25:17 min


Lucia di Lammermoor

Ópera en tres actos (1835)
Libro de Salvatore Cammarano, basado en la novela de Walter Scott La novia de Lammermoor
Música de Gaetano Donizetti

Función del 4 de julio de 1972.

Orquesta Estable del Teatro Colón
Director musical
Juan Emilio Martini

Director de escena
Tito Capobianco

Escenografía
Ming-Cho-Lee

Vestuario
José Varona

Coro Estable del Teatro Colón
Director
Tulio Boni

REPARTO

LORD ENRIQUE ASHTON
Gian-Piero Mastromei

LUCIA, SU HERMANA
Beverly Sills

SIR EDGARDO DE RAVENSWOOD
Alfredo Kraus

LORD ARTURO BUCLAW
José Nait

RAIMUNDO BIDEBENT, PRECEPTOR DE LUCIA
Victor De Narké

ALISA, DONCELLA DE LUCIA
Lydia de la Merced

NORMANDO
Horacio Mastrango

© 2020, Teatro Colón, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Reservados todos los derechos de los autores, compositores y de los intérpretes de las obras reproducidas en esta transmisión. Queda prohibida la reproducción, reprobación, alquiler, préstamo, canje, ejecución pública y difusión por cualquier medio y procedimiento, físico o digital, sin previa autorización. Las mencionadas prácticas no autorizadas perjudican al Teatro Colón, a los artistas participantes y serán penadas según lo establece la ley.