I vespri siciliani (1970)

El Teatro Colón presenta esta semana el audio completo del estreno en su actual escenario de I vespri siciliani (Las vísperas sicilianas), la ópera de Giuseppe Verdi presentada en julio de 1970.

 

I vespri siciliani (1970)

Los protagonistas junto al coro. En el centro, Arrigo y Monfort.

I vespri siciliani es una grand-opera encargada por la Académie Impériale de Musique (denominación que la Ópera de Paris tenía en aquella época) a Giuseppe Verdi y estrenada el 13 de junio de 1855. Originalmente la obra fue escrita en francés con el título Les vêpres siciliennes, y estaba organizada en cinco actos. Posteriormente a su estreno mundial la obra fue traducida al italiano, y su representación suele realizarse actualmente en tres actos y seis cuadros. Ésta es la versión, en la puesta del año 1970, que ofrece esta entrega.

Esta es una obra particular dentro del repertorio de Verdi. ¿Cómo hace el mayor exponente del ADN italiano de la ópera para “ajustarse” al gusto francés? Con maestría, por supuesto, pero también con una cuota de incertidumbre.

I vespri siciliani (1970)

Dúo de Monfort y Arrigo, padre e hijo.

Retrasos y desacuerdos con el libretista Eugène Scribe y problemas con los intérpretes fueron algunos de los contratiempos que el compositor tuvo que enfrentar. Incluso llegó a confesar en una carta a su amigo y colaborador Francesco Maria Piave: “Scribe está preparando el libreto para mí y si alguna circunstancia imprevista no viene a salvarme, tendré que escribir la ópera en francés. En el mismo tiempo habría escrito ya dos o tres óperas en italiano, con mayor placer y mejor remuneración”.

A pesar de su fastidio, el proceso creativo dio lugar a una grand-opera que deleitó al público francés, con ballet incluido por supuesto. El argumento fue inspirado por un acontecimiento histórico llamado las vísperas sicilianas ocurrido en Palermo (Sicilia) en el año 1282: cuando las campanas de las iglesias llamaron al oficio de las vísperas de pascuas, los sicilianos se levantaron contra los franceses, quienes estaban ocupando el territorio.

I vespri siciliani (1970)

Dúo de La duquesa Elena (Martina Arroyo) y Giovanni da Procida (Bonaldo Giaiotti)

Esta insurrección inspiró al libreto de la ópera, que en la intriga política y revolucionaria teje historias de distintos amores: el romántico entre los personajes de los revolucionarios Elena y Arrigo, el amor filial entre éste último y su padre (el capitán francés Monfort), y el amor fraternal entre Elvira y su hermano asesinado por los ocupadores.

Por supuesto, no se debe olvidar el gran amor que subyace a la historia: aquel suscitado por la libertad y la patria. En este drama Verdi se encargó especialmente de delinear musicalmente los personajes concediéndoles exquisitas melodías.

I vespri siciliani (1970)

Boceto de la escenografía de Francesco Contrafatto.

Llamativamente este argumento, en el que los franceses resultan los perdedores de la historia, no causó revuelo en Francia sino en Italia. Los ideales revolucionarios no pasaban los filtros de la censura imperante previa a la liberación y unificación italiana, por ello la obra sufrió algunos cambios a fin de ser representada en los teatros de la península.

El estreno en Argentina fue el 23 de mayo de 1862, apenas siete años después de su estreno mundial, en el primer edificio del Teatro Colón (situado frente a la Plaza de Mayo). Más de cien años pasaron para que este título volviera a ser programado por nuestro primer coliseo: en 1970 volvió a subir a escena, esta vez en el actual edificio del Teatro. El audio de esta representación es núcleo de esta entrega y cuenta con la participación de intérpretes de la talla de Sherrill Milnes y Martina Arroyo.

I vespri siciliani cumple con todos los requisitos de la grand-opera francesa: se centra en un tema histórico, exige gran número de intérpretes (sobre el escenario y en el foso de orquesta), contiene ballet y las puestas son realmente opulentas.

Para enfrentar la responsabilidad de llevar adelante un proyecto de tamañas proporciones es necesario que todos los artistas que intervienen estén a la altura de las circunstancias. Es por eso que, por ejemplo, la coreografía de ballet estuvo a cargo de la gran bailarina argentina María Ruanova.

I vespri siciliani (1970)

Con régie de Franco Enriquez, escenografía de Francesco Contrafatto y vestuario de Titus Vossberg la puesta estuvo centrada en exponer con suntuosidad el lugar y momento histórico sugerido en el libreto.

En los bocetos, preservados junto a las fotografías y figurines de la puesta por el Centro de Documentación del Teatro Colón, están presentes las grandes estructuras de los castillos medievales, como sus murallas y torres; o interiores con enormes arcos y pinturas con su perspectiva particular. La vestimenta tiene detalles que hacen justicia al género: tocados, cinturones y géneros contrastantes complementan el diseño de volúmenes presentes en faldas, mangas y capas.

I vespri siciliani es una oportunidad excepcional para disfrutar de la versatilidad de un genio como Verdi a partir de una verdadera rara avis dentro de la programación operística.

🎙️ ¡Disfrutala!

Duración: 2:33:55 min

I vespri siciliani

Ópera en tres actos y seis cuadros (1855)
Música de Giuseppe Verdi
Libro de Eugéne Scribe y Charles Duveyrier

Orquesta Estable del Teatro Colón
Director musical
Francesco Molinari-Pradelli

Director de escena
Franco Enriquez

Coro Estable del Teatro Colón
Director
Romano Gandolfi

Escenografía
Francesco Contrafatto

Vestuario
Titus Vossberg

Coreografía
Maria Ruanova

REPARTO

GUIDO DE MONFORT
Sherrill Milnes

SIRE DE BETHUNE
Gian-Piero Mastromei

CONDE DE VAUDEMONT
Jorge Algorta

ARRIGO
Pedro Lavirgen

GIOVANNI DA PROCIDA
Bonaldo Giaiotti

LA DUQUESA ELENA
Martina Arroyo

NINETTA
Lucía Boero

DANIELI
Eduardo Sarramida

TEBALDO
Horacio Mastrango

ROBERTO
Ricardo Yost

MANFREDO
Italo Pasini

Producción: Martín Leopoldo Díaz y Virginia Chacon Dorr.

© 2020, Teatro Colón, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Reservados todos los derechos de los autores, compositores y de los intérpretes de las obras reproducidas en esta transmisión. Queda prohibida la reproducción, reprobación, alquiler, préstamo, canje, ejecución pública y difusión por cualquier medio y procedimiento, físico o digital, sin previa autorización. Las mencionadas prácticas no autorizadas perjudican al Teatro Colón, a los artistas participantes y serán penadas según lo establece la ley.