Ópera

Ariadna en Naxos

Richard Strauss

Ariadna en Naxos

Richard Strauss

Del 12 al 19 de Abril

Comprar entradas Comprar entradas Días y horarios + info

Del 12 al 19 de Abril


Sala principal

Días y horarios

abril

12

vie

20:00 hs

Gran abono (primer reparto)

viernes 12/04, 20:00 hs

Gran abono (primer reparto)

14

dom

17:00 hs

Abono vespertino

domingo 14/04, 17:00 hs

Abono vespertino

16

mar

20:00 hs

Abono nocturno tradicional

martes 16/04, 20:00 hs

Abono nocturno tradicional

17

mié

20:00 hs

Función extraordinaria

miércoles 17/04, 20:00 hs

Función extraordinaria

Ariadna en Naxos

Richard Strauss
Estreno: Hoftheater Stuttgart. 1912
Estreno en el Teatro Colón: 1942
Última representación en este teatro: 2019
Ópera en un acto y un prólogo (1912)
Música de Richard Strauss, con libreto en alemán de Hugo von Hofmannsthal, basado en El burgués gentilhombre de Molière y el mito griego de Ariadna y Baco.

Director musical
Günter Neuhold

Director de escena
Marcelo Lombardero

Escenografía
Diego Siliano

Vestuario
Luciana Gutman

Iluminación
José Luis Fiorruccio

Diseño de video
Matías Otálora

Coreografía
Ignacio González Cano

Reposición Teatro Colón

Orquesta Estable del Teatro Colón

Reparto

Ariadna y Prima Donna
Carla Filipcic-Holm (12, 14, 16, 18)
Eiko Senda (17, 19)

Baco y Tenor
Sergio Escobar (12, 14, 16, 18)
Fermín Prieto (17, 19)

Compositor
Laura Grecka (12, 16, 18)
Luisa Francesconi (14, 17, 19)

Zerbinetta
Ekaterina Lekhina (12, 14, 16, 18)
Constanza Díaz Falú (17, 19)

Maestro de música
Alejandro Spies (12, 14, 16, 18)
Leonardo Estévez (17, 19)

Maestro de danza
Pablo Urban (12, 14, 16, 18)
Pablo Pollitzer (17, 19)

Arlequín
Felipe Carelli (12, 14, 16, 18)
Sebastián Angulegui (17, 19)

Brighella
Santiago Martínez (12, 14, 16, 18)
Andrés Cofré (17, 19)

Truffaldino
Iván García (12, 14, 16, 18)
Walter Schwarz (17, 19)

Náyade
Oriana Favaro (12, 14, 16, 18)
Marisú Pavón (17, 19)

Dríade
Florencia Machado (12, 14, 16, 18)
Rocío Arbizu (17, 19)

Eco
Florencia Burgardt (12, 14, 16, 18)
Rocío Giordano (17, 19)

Scaramuccio
Pablo Urban (12, 14, 16, 18)
Pablo Pollitzer (17, 19)

Peluquero
Mariano Fernández Bustinza
Alejo Álvarez Castillo (17, 19)

Sirviente
Claudio Rotella (12, 14, 16, 18)
Juan Pablo Labourdette (17, 19)

Oficial
Marcelo Gomez (12, 14, 16, 18)
Ariel Casalis (17, 19)

Mayordomo
Carlos Kaspar (12, 14, 16, 17, 18, 19)

Sinopsis

Teatro dentro del teatro y reflexión y discusión acerca del arte, con la forma de una comedia que incluye en su interior un drama, Ariadna en Naxos es la culminación de las colaboraciones de Richard Strauss con el dramaturgo Hugo von Hofmannsthal. La novedad (y la modernidad) de esta obra de 1912 (con una primera parte revisada en 1915) tiene que ver, fundamentalmente, con esa estructura de “ópera dentro de la ópera” y, en particular, con el contraste de géneros y presupuestos estéticos entre una y la otra. En la casa del “hombre más rico de Viena”, se representarán la ópera seria Ariadna en Naxos, con la que debutará un joven compositor, y la farsa “en estilo italiano buffo” La inconstante Zerbinetta y sus cuatro amantes. Hay, por supuesto, una discusión, comenzada por el maestro de música –mentor del compositor– y el mayordomo, en la que cuentan no sólo cuestiones acerca del valor del arte sino, obviamente, la rivalidad entre clases sociales. Luego de ese prólogo vendrá Ariadna, pero mechada con los comentarios de los artistas bufos. En la versión de 1912, la primera parte era El burgués gentilhombre de Molière (en lugar de la turquería se representaba la ópera Ariadna), pero el rotundo fracaso llevó a Von Hofmannsthal a escribir el Prólogo que actualmente se representa al comienzo.

La ópera de la ópera

Por Santiago Giordano

La idea inicial de Ariadne auf Naxos fue de Hugo von Hofmannsthal, en 1911, cuando trabajó en la adaptación de Le bourgeois gentilhomme de Molière para el Deutsches Theater que dirigía Max Reinhardt. Como remate de la comedia, el poeta y dramaturgo pensó en introducir una ópera seria de argumento mitológico, en lugar del colorido divertissement del original. Una ópera representada dentro de la comedia, para coronar la opulenta velada en casa de Monsieur Jourdain. Sobre esta idea, Richard Strauss, además de la música de escena de la obra de Molière, compuso Ariadne auf Naxos para el final.
El libreto de Hofmannsthal, la puesta de Reinhardt y la música de Strauss, que además dirigió la orquesta, no fueron suficientes para que el estreno alemán de Le bourgeois gentilhomme, el 25 de octubre de 1912 en Stuttgart, pudiese considerarse un éxito. Nunca es sencillo explicar un fiasco –mucho más si se trata de Richard Strauss–, pero es probable que la hibridez del espectáculo y su extensión de casi seis horas hayan desconcertado al público: para los melómanos, demasiado texto; para los fanáticos de la prosa, un desvío musical inesperado, además de una mixtura entre lo trágico y lo bufonesco difícil de comprender. Más tarde, en busca de otras alternativas, Hofmannsthal separó la comedia de la ópera y reemplazó la pieza de Molière por un prólogo, en el que el protagonista no es el burgués de París con sus complejos, sino otro, acaso parecido, en Viena. Liberada del compromiso de Molière y su personaje, el prólogo pasó a desarrollarse en una residencia vienesa en la que se prepara la representación de Ariadne auf Naxos para un selecto grupo de invitados. El efecto del teatro adentro del teatro se construye en la confusa animación producida por cantantes, un compositor, su maestro y personajes de la commedia dell’arte.
Strauss tardó en prestar atención a la reformulación de Hofmannsthal. El compositor estaba ocupado por entonces en terminar Josephslegende para los Ballets Rusos de Diaghilev y comenzaba a trabajar sobre La mujer sin sombra, también con Hofmannsthal, cuyo estreno sería demorado por la Primera Guerra Mundial. Recién en 1916 elaboró el prólogo, para el que recuperó varios momentos de la música de escena que había compuesto para la comedia de Molière y recuperó la ópera, sustancialmente sin cambios. La que fue la versión universalmente conocida y representada de Ariadne auf Naxos se estrenó en la Hofoper de Viena el 4 de octubre de 1916, bajo la dirección de Frank Schalk.
En Ariadne auf Naxos realidad y ficción definen los polos de la acción dramática. El prólogo, retrato mordaz del mundo teatral y sus traqueteos, enmarca la representación de la ópera. La figura del compositor está rodeada de artistas que se preparan para interpretar su obra, con todas las actitudes, disputas y neurosis de un estreno. Una doble perspectiva entre la escena real y la mitológica en la que los personajes, como en un juego de espejos, se desdoblan en dos imágenes de una misma identidad psicológica. Esta ambigüedad se multiplica: la mezcla de lo trágico con lo cómico está en la idea original de Hofmannsthal, del mismo modo que la síntesis entre géneros y estilos definen la música de Strauss.
Barroco, teatro, Viena, Ariadne auf Naxos se conjuga con la experiencia de Der Rosenkavalier. La reconstrucción en perspectiva de un amable siglo XVIII está respaldada por la escritura refinada, una orquesta equilibrada en sus dimensiones y una instrumentación transparente. Los episodios dramáticos se equilibran con gestos puros de la ópera cómica y se desarrollan en arias de gran respiro vocal, según las maneras de la ópera seria del siglo XVIII. El rasgo mitológico y heroico se comprende en el contraste con la ironía, el cinismo y la impúdica volubilidad afectiva de los personajes de la commedia dell’arte. Las intervenciones burlonas de Zerbinetta, la impía máscara italiana, mitigan la tragedia de Ariadna, seducida y abandonada. Cada una, desde su lugar, representa una alegoría del amor.
Atractiva en su mixtura, Ariadne auf Naxos señala, más allá de la implacable comprensión entre libreto y música, la superación de Strauss hacia una salida personal de los laberintos expresivos de su época. Como conciliación de los opuestos, la antítesis Ariadna-Zerbinetta se lleva a cabo en el espíritu de la clásica forma sonata y sus desarrollos. Sin descender al pastiche, Strauss desarrolla su lirismo conmovedor con gran sabiduría musical. “Con el prólogo, usted me abrió una puerta hacia nuevos horizontes, hacia un territorio de acción, emoción y humanización. Ahora veo claro el camino del futuro y le agradezco por abrir mis ojos… Prometo deponer la parafernalia musical de Wagner por completo y para siempre”, le escribió a Hofmannsthal tras el estreno. De regreso a sus orígenes, el compositor que se había formado bajo los signos de Mozart, Mendelssohn y Brahms encontró un punto de inflexión en la evolución de sus estrategias expresivas, con las que anunció el advenimiento del neoclasicismo en el teatro musical.

Director musical
Günter Neuhold

Nació en Graz. Estudió dirección orquestal en la Hochschule de su ciudad y tomó cursos de perfeccionamiento con Franco Ferrara, en Roma y con Hans Swarowsky, en Viena. Fue Director Musical de la Orquesta Sinfónica Arturo Toscanini y del Teatro Regio de Parma; Director Artístico de la Real Filarmónica de Flandes en Amberes; Director General […]

Ver más
DIRECTOR DE ESCENA
Marcelo Lombardero

Vinculado a la ópera desde su infancia, primero como integrante del Coro de Niños y del Coro Estable del Teatro Colón y, más tarde, como reconocido barítono en teatros de América y Europa. Tras retirarse como cantante en 2005 para asumir la dirección artística del Teatro Colón –donde también creó y dirigió la Ópera de […]

Ver más
×